Skip to main content

¿Qué es el Dabbing?

Si te gustan los concentrados de cannabis, seguramente está técnica de vaporización te suene familiar. Es el método más eficiente para el consumo de extractos, debido a su rapidez y a su potencia y sabor concentrados.

¿Pero de dónde viene el dabbing?

Podemos decir que oficialmente está técnica se dió a conocer en la escena cannábica en el año 2005 tras una entrevista a BudderKing en Cannabis Culture donde contó cómo se preparaban los extractos y mostró el primer vaporizador de vidrio con el que se consumían de manera eficaz.

La técnica en sí es muy sencilla, conseguir calentar el concentrado produciendo una descarboxilación express e inhalarlo en una sola calada, entrando una cantidad muy concentrada de cannabinoides directamente al torrente sanguíneo.

¿Qué necesitas para dabbear?

Lo primero: un concentrado (wax, rosin, BHO, budder, Diamonds, rosin sauce….) la materia, luego los utensilios:

  • Un dabber: tu herramienta de trabajo para poder  manejar los concentrados. Muy parecidos a herramientas para moldear el barro. Suelen ser de acero.
  • Un rig: o oiler, dispositivos muy parecidos a un bong, normalmente de vidrio.
  • Un clavo, nail o banger: es el elemento que vamos a precalentar y que entrará en contacto con nuestro concentrado. Suelen ser de materiales que retengan bien el calor como titanio, cerámica o cuarzo. Cada uno dará una experiencia en sabor diferente. Los más comunes son los clavos de titanio y los bangers de cuarzo.
  • Una tapa de carburador: o carb cap. Están diseñados para controlar el vapor que se genera y que se pierda por la abertura superior del clavo o banger.
  • Un mechero soplete: para calentar el clavo.

…..o un Dab-pen : basado en los vaporizadores de e-liquid que calientan un algodón empapado en líquido a través de una resistencia. Los dab-pens no utilizan algodón pero sí una cámara cerámica. Los dabs se colocan encima de las resistencias y se inhala. Este método da la posibilidad de disfrutar de un concentrado con bastantes más caladas.

Y ahora que ya lo tengo todo ¿Cómo dabbeo?

Comienza por dosificar tu dab(porción de concentrado) ayudante del dabber. Si cuentas con superficies de silicona te será muy sencillo poder coger varios dabs sin pringarte. Ten en cuenta que estos extractos son muy potentes, así que mide tu dab según tu experiencia y nivel de tolerancia.

Pon agua en el rig para hidratar el vapor. No serías el primero que tras tomar su primer dab acabe tosiendo de manera potente durante un buen rato. El vapor concentrado reseca mucho nuestras vías respiratorias.

Calienta al rojo el clavo o banger con el mechero soplete y deja que se enfríe un poco. Con el titanio la temperatura óptima de vaporización se alcanzará a los 20 segundos de enfriamiento mientras que con el cuarzo y la cerámica deberíamos esperar unos 45 segundos.

Lleva tu dab con el dabber hacia el clavo y pósalo sobre este repartiendo el concentrado por la superficie caliente y comienza a inhalar. Cuando el concentrado se haya desprendido por completo del dabber tapa el clavo con el carburador e inhala un poco más intensamente.

¿Qué beneficios puede tener el dabbing?

Es muy eficiente: las concentraciones de cannabinoides de un extracto pueden estar en torno al 40-80%. Un ratio mucho mayor que en las flores.

Sabor totalmente puro: los extractos acumulan y concentrar los terpenos de las cepas de las que son extraídos. Un dab a baja temperatura permite saborear y reconocer todos los matices de una planta.

En nuestra tienda puedes encontrar equipos de vaporización de concentrados analógicos y digitales y diferentes extractos. 

JA

Leave a Reply

×